Programa Pink Ribbon: Te contamos que es y que puede aportarte

Al ver una cinta o lazo rosa, enseguida pensamos en la lucha contra el cáncer de mama.

Este cáncer es el más común entre las mujeres de todo el mundo. Se estima que dos de cada 10 mujeres sufre de cáncer de mama, pero al menos el 90% de ellas sobreviven. Sin embargo, la mayoría, por no decir todas, queda limitada luego de padecerlo. Bajo esta premisa, nace el programa Pink Ribbon.

programa Pink Ribbon

¿Qué es el programa Pink Ribbon?

Esta iniciativa tiene lugar en Estados Unidos, en el año 2004, cuando la instructora de Pilates Doreen Puglisi, sobreviviente al cáncer de mama, notó que su cuerpo no era igual que antes luego de haberse realizado la mastectomía.

Algunos de los cambios que pudo ver, fue su poca movilidad a nivel de los hombros o la cintura escapular; pero Puglisi estaba decidida a recuperar su condición física como entrenadora y puso en marcha el programa Pink Ribbon, modificando y adaptando sus ejercicios de Pilates a las necesidades de otras mujeres en su misma condición.

Este programa, que año tras año se hace más popular y se expande a lo largo del mundo, consiste en la terapia de rehabilitación tanto física como psicológica de todas aquellas pacientes que han sido operadas, bien sea que se hayan sometido a una mastectomía, una disección de ganglios linfáticos o algún otro tipo de cirugía reconstructiva.

Los ejercicios se hacen de forma personalizada o con pequeños grupos de mujeres, al menos una vez a la semana.

Por supuesto, debe iniciarse sólo cuando el oncólogo dé su aprobación al paciente y al menos seis semanas después de haber sido realizada la cirugía.

programa Pink Ribbon

¿Cuáles son los objetivos y aportes del programa Pink Ribbon?

El principal objetivo de este programa es devolverle a cada mujer su calidad de vida, motivándola a practicar este metodo de intensidad media baja. A través de ejercicios especializados y en conjunto con técnicas de respiración, estás mujeres podrán, entre muchas cosas:

– Recuperar la funcionalidad, movilidad, flexibilidad, fuerza y el rango de movimiento en todas sus zonas afectadas, especialmente brazos y hombros; para así lograr actividades diarias simples sin problema, como peinarse, llevar su bolso o abrochar su sujetador.

– Recuperar el equilibrio, la alineación y la estabilización de su cuerpo, la simetría. para que puedan tener nuevamente autonomía total.

– Prevenir el linfedema, es decir, la acumulación anormal de líquido linfático en los tejidos blandos o adiposos, y así evitar futuras complicaciones.

Sin embargo, el mayor aporte es aumentar su bienestar físico y emocional, devolviéndoles su independencia y mejorando su autoestima.

Ganar la batalla contra el cáncer de mama no tiene por qué ser complicado, y mucho menos con programas como Pink Ribbon aliados con tu salud.

Te esperamos en Symmetry Premium Pilates!